viernes, 29 de enero de 2010

"Peligrosidad Social" + Flashback + ¡Zorrrrrrrra!.

En las últimas semanas leí alguna cosa por ahí, creo que donde Barbijaputa, sobre modelos femeninos. Ella hacía un comentario sobre crepúsculo y cómo el personaje de ella (ni me sé el nombre ni me interesa) era una auténtica mierda porque volvía al modelo de mujer que iba detrás de un hombre perdiendo todo sentido común y dignidad, poco más o menos. La verdad es que no me resulta demasiado sorprendente, porque parece haber una corriente de mujeres por ahí (escritoras, directoras de cine, etc.) que van vendiendo una especie de modelo social en el que la mujer está trivializada. Es un rollo sutil pero que no me gusta demasiado. En el caso de la Meyer, lo que tenemos es a una mormona, lo que hace que haya una lógica en el sesgo interno de sus noveluchas, pero también hay cosas que me parecen un rato chungas en Sex and the City, por ejemplo. Se trata de una descripción de un sector de población, mujeres profesionales de renta alta, en la que el eje central está en la vida sexual que llevan. Aunque la intención pudiera ser el comentario sobre la vida urbana de ese sector de población en los últimos años noventa, sobre la promiscuidad y el sexo, los cambios vitales con la edad, etc.; el resultado es más bien pobre y parece más una reunión de pijas cuyas vidas discurren dando vueltas alrededor de los zapatos que se van a comprar con el dinero que han hecho con sus trabajos cualificados y a que arquitecto/médico/abogado/profesional liberal se van a frinkar* y de qué tamaño tiene la tranca.
Sé que hacer una serie sobre científicos** no iba a ser muy emocionante (bueno, a menos que en los otros canales retransmitieran en directo los campeonatos mundiales de pintura de secado rápido) pero me fastidian los modelos que trivializan a la persona tanto en un sentido como en otro. Será cosa de mi madre, imagino, que después de haber corrido tanto delante de los grises y tenerme que poner sus apellidos (en 1980) porque no estaba casada con mi padre (que, casualmente, le saca 28 años), pues como que aguanta pocas gilipolleces. Ha llevado la vida que ha querido y no se ha dejado definir por haber nacido con ovarios. Me ha dado un modelo femenino por el que el feminismo no era no llevar sujetador y no afeitarse las axilas sino ser una persona que por casualidad ha nacido mujer. Eso, que parece tan obvio si uno lo piensa, encuentra una resistencia, sutil pero que está ahí, en el mundillo de la ficción televisiva y cinematográfica más pedestre (los personajes femeninos en los Soprano, the West Wing y otras series meritorias van mucho más allá de la chica que grita no.1 en el slasher de turno, por ejemplo) pero también, y sobre todo, en la moda.
Si, es obvio, la moda es uno de los sectores más sexistas que hay. Dejando de lado que es un paraiso para misóginos homosexuales***, la propia naturaleza del chanchullo montado en torno a la alta costura, hace que las mujeres sean consideradas de una forma muy distinta y que se refuercen las diferencias de género. El caso de la anorexia, fomentada para que los modelos de los diseñadores sean el centro de atención y no unas modelos especialmente atractivas, es bastante claro. Quizás por eso, entre otras cosas, aborrezco todos los dibujitos esos de Custo y sus imitadores. No puedo despegar lo que sé de esas supuestas llamadas al glamour con muñequitas anoréxicas que parecen sacadas de un Pachá élfico.

Además, haber modelos femeninos más complejos y edificantes haylos.

-------------------

Con todo lo que sabemos del cerebro aún no tenemos ni puta idea de sus verdaderos entresijos funcionales. Resulta asombroso y terrorífico a partes iguales.
El miércoles pasado, en clase, se dio una conjunción de las condiciones de luz, temperatura y yo que sé qué más que hicieron que tuviera una especie de flashback, un eco de las sensaciones que tenía en otros momentos de mi vida. De repente fue como si estuviera reviviendo el mismo estado mental que tenía allá por mediados de cuarto curso de la licenciatura, finales de quinto o hace casi un año.
Normalmente, las sensaciones olfativas suelen hacer ese tipo de cosas muy fácilmente. El olor de esto o aquéllo como lo cocinaba la abuela, el perfume de una ex o de tu madre, la vez que estabas en el monte y en medio del rumor del mar de pinos te sentiste en paz con el universo... Pero claro, el cerebro es una cosa muy cabrona y a nada que a uno se le crucen las señales (sin entrar en la sinestesia) apropiadas puede surgir cualquier recuerdo enterrado.
La sensación que surgió en mí no era, precisamente, agradable. Era el equivalente emocional a la primera vez que hueles fruta podrida: algo dulzón en la nariz que se hace repulsivo justo en la boca del estómago.

-------------------

Ayer en clase estábamos resolviendo unos problemas de una asignatura que habíamos trabajado desde la semana anterior. Algunas compañeras (por estadística, ¡qué remedio!; somos cinco chicos de 31 personas), estaban tomando algunas notas de la forma correcta de resolverlos y todo eso. Había que entregarlos, claro, pero al profesor se le había pasado pedirlos. ¿Podéis adivinar por dónde va la cosa?

Una de las compañeras, en el momento en que hacíamos el descanso en medio de las cuatro horas de clase, soltó: "¿Vas a recoger los problemas ahora? Lo digo porque hay algunas personas haciendo correcciones."

No es que la gente estuviera haciendo correcciones a lo que iban a entregar, porque la mayoría lo llevaba impreso, pero no creo que esa maniobra vaya a hacerla muy popular en el futuro, la verdad. Para empezar, la semana que entra, puede que tengamos que hacer evaluación recíproca y yo sé a quién voy a puntuar bajo.


----------------------
*Copyright de , hasta donde yo sé.
**Rigurosa.
***Ojo a la colocación de sustantivo y adjetivo.

4 comentarios:

Superflicka dijo...

Siempre he odiado Sexo en Nueva York, y el año pasado me cayó una buena por decirlo en voz alta. Una amiga de la que jamás habría sospechado me soltó, de malas maneras, algo como que "el objetivo natural de cualquier mujer es tener éxito en el trabajo y encontrar un buen hombre, y que no sea el tuyo sólo indica que eres una rara, pero eso no es culpa de Sexo en Nueva York". Flipaíta me quedé. Lo justifico en que esta chica es italiana y quieras que no, más retrasados sí que están.

Me encanta que odies SENY y me encantan todo lo que cuentas después. Por cierto, ¿sabes que yo he charlado con la Tereshkova? Hace dos años, en una recepción en la embajada. Mi ruso aún no era muy bueno así que no entendí lo me dijo, pero parecía muy maja ;)

AkaTsuko dijo...

La individua de la tercera parte de la entrada, por el parafraseo que proporcionas, yo personalmente me inclino a pensar que la chica lo ha hecho sin malas intenciones. Su acción la realizó por un impulso de inocencia torpe que caracteriza su personalidad, me la imagino horneando galletas y muffins de chocolate para su amado en secreto que nunca entregará, tropezando con las farolas mientras lee sus novelas de aventura favoritas. O no...

Biónica dijo...

Nunca he visto SENY. Ni creo que vaya a hacerlo, salvo por despiste. Y ni así xD.
El enemigo en este caso de la mujer (aunque yo creo que esto puede extrapolarse a la vida en general) son los condicionantes. Nada debería condicionar la forma de actuar, y menos haber nacido con ovarios xD. Primero persona, y luego hombre o mujer.
En fin...

Illuminatus dijo...

Superflicka: gracias por el cumplido. Intento hacer amenas mis incoherencias. Por cierto, lo de Tereshkova me da envidia mil (a pesar de que mi ruso es inexistente). Es historia viva de verdad.

Akatsuko: lo de esta chica es que es tonta porque otra cosa no me imagino. Además, van siempre juntitas ella y otras dos tías que son como para darles de comer aparte. Y mira que me he ablandado: ahora paso de las primeras impresiones que me llevo e intento dar cancha a los demás pero es que más tontas y no nacen.

Biónica: esa es la idea, querida. Esa es la idea.