martes, 27 de julio de 2010

Homenaje.

Aprovechando que últimamente tengo la situación más organizada, sobre todo gracias a lo de salir a correr por las mañanas, me he permitido establecer una rutina mejor de lectura, series y otras cosas para aliviar el tedio y el hastío. Ya que hago lo que puedo para encontrar empleo, no puedo dedicarme a agobiarme y sentirme culpable por no encontrar nada de momento y tengo que tener ilusión por algo, aunque sea tan pedestre como la historia de éste o aquel libro o ésta o aquella serie (joder, Lost tiró de mí el año pasado, que ya fue algo importante). En esa línea estuvo lo que disfruté de JCVD, película tremenda que no puedo sino recomendar a todos desde aquí.

El caso es que hoy quiero homenajear a uno de los actores más injustamente tratados del cine y la televisión actual. Sé que a muchos les rechinará pero creo que se lo merece. Creo, sin ninguna duda, que su potencial todavía está por explorar y el tiempo me dará la razón de la misma forma en que la recibieron aquellos que defendían a Alfredo Landa y José Luis López Vázquez.
Es cierto, no ha aparecido realmente en películas muy reseñables o en papeles en los que haya podido demostrar una gran profundidad actoral pero creo que su actitud de estajanovista del cine es encomiable de la misma forma en que aquellos actores del cine español del desarrollismo hacían un montón de películas para (sobre)vivir y luego revelaron su capacidad dramática con la muerte del tirano. Hace falta también dar un voto de confianza a un actor y juntarlo con un director de verdad para que florezca todo su talento.
Con una mirada a su carrera en la IMDB, podemos comprobar que actuó por lo menos en una cinta injustamente menospreciada de serie negra junto a Alec Baldwin (quien luego hubo de ganar peso para poder contener todo el talento que despliega en 30 Rock. ¡Vedla, malditos, que es muy grande!) pero su lista de papeles en grandes producciones no es tan larga, a pesar de que lista por lo menos 190 entradas como actor en su perfil (alguna de ellas como reiteradas apariciones en una serie).
Sus facciones, duras, y su lenguaje corporal ha favorecido que se le encasille en papeles de gangster, chuloputas o cosas parecidas pero creo que ahí hay un potencial enorme para papeles serios y profundos en los que pueda explotar sus facetas dramáticas en serio. Tengo el profundo convencimiento de que un actor con el sentido del humor necesario para poder realizar un papel en una película en la que participa Roger Corman y rodada con estándares de cine de guerrillas tiene que tener suficiente pathos para invocar un personaje que hurgue en el interior de las personas y les lleve por las emociones que quiera, maldita sea.
Y, qué coño, que creo que Eric Roberts, después de rodar mierdas grandísimas y seguir rodando películas tiene ese sentido de la dignidad tan presente en el cine español de que más cornadas da el hambre.

1 comentario:

Bichejo dijo...

Eric Roberts?? Jajajaja, me parto...
Really?? pero si es malísimo y tiene menos expresividad que una castaña...